Odio

Odio. El sentimiento que abre brechas en la sociedad.

En palabras sencillas, se suele entender por odio, lo contrario al amor; y siguiendo esta definición aprendimos que lo que no se ama hay que odiarlo y viceversa.

El amor y el odio, son sentimientos propios del ser humano. Al ser seres pensantes, podemos, y clasificamos, todo.

Este concepto resulta absurdo. Pero, por una desinformación masiva, nadie nos lo hace saber.

¿Amor u odio?

Todos los medios de comunicación siempre mencionan con énfasis que es mejor el amor. Pero ¿será cierto?

Amor

El amor puede verse de distintas formas. (Te invito a que leas mi artículo al respecto). Desde niños –la mayoría–, suele recibir amor por parte de sus padres y seres más allegados. En el transcurso, ese sentimiento evoluciona para beneficio del individuo, algo así como un medio de supervivencia –Si no amamos a otros, no conseguiremos pareja, no tendremos hijos y nadie cuidará de nosotros cuando estemos viejos y a punto de fallecer–. Este es el mensaje que más recibimos y es el que más pasamos desapercibido. En la actualidad, nadie logra comprender del todo la razón de amar.

Odio

El odio es más común en la sociedad. Una sola salida por las calles y ya sentirás el deseo de odio hacia algún ser. Está tan presente en la humanidad que es parte de nosotros.

Por ejemplo, se pueden ver en ejércitos y en movimientos políticos específicos. Hablar así es sólo una estrategia de algún tipo.

Olvidar y recordar

Basado en lo que expliqué sobre el amor y el odio. Podrías ver al amor como algo individualista, pues sólo está allí para beneficiar a una persona. ¿Y el odio? Pues, funciona mejor en colectividad.

Por sí solo, el odio mueve masas. Por eso es que es más complicado hacer que la gente entienda el concepto del amor, cuando absorben mejor el del odio.

Resultado de imagen para odio

El odio ganó gran auge en la vida cotidiana de las personas. Es más fácil odiar que amar. La vida familiar no escapa de este sentimiento.

El amor se olvida, mientras que el odio puede que nunca desaparezca. Los recuerdos de situaciones que alguna vez nos causaron alegrías, o nos beneficiaron de alguna forma, no duran mucho en nuestras mentes. Mientras que aquellos recuerdos de momentos hirientes, muchas veces los recordamos como algo reciente. Es como una herida abierta.

Un dicho afirma algo así: «olvidamos fácil los favores que nos hacen, pero nunca olvidamos los favores que hacemos.» Detalles que parecen tan simples, pueden terminar relaciones de toda una vida.

Resultado de imagen para cerebroEl odio surge cuando vemos algo como una amenaza. Todo lo que se convierta en una amenaza para nosotros, o nos genere miedos, activa nuestro instinto más primitivo. Muchas personas pueden recordar con lujo de detalles hechos traumatizantes. Esto es porque nuestro subconsciente los almacena para saber cómo actuar ante cualquier peligro. ¿Y por qué el odio perdura tanto? Pues, porque éste surge cuando sentimos algún tipo de amenaza, por más mínima que sea, igual la recordamos.

Imagina que alguien te pide prestado una suma de dinero que tú conseguiste al ahorrar por mucho tiempo, pero se la das. Desde ese momento comienza tu ansiedad. ¿Te devolverá el dinero o la persona desaparecerá de tu vida? Pero, supongamos que conoces a la persona que le diste el préstamo. Igual tendrás ansiedad porque comienzas a pensar en todo lo que te costó conseguir ese dinero e, inconscientemente, tu instinto primitivo te dice que ese dinero tú lo ahorrabas para conseguir una gran casa, donde pudieras tener a tu familia y, además, te iba a servir porque aseguraba tu supervivencia cuando ya no pudieras trabajar y así no montar tanta carga en tus hijos. En este punto, el préstamo se convirtió en una amenaza.

En sí no recordamos sólo al odio, sino lo que tienta contra nuestra supervivencia. En muchos casos el odio es un síntoma, según sea el caso. Pero surge siempre que se activa el instinto primitivo de las personas.

Parte de este artículo surgió como inspiración de estos otros. Así que te invito a leerlo. (1, 2 y 3).

Sígueme por las redes sociales y lee más de mis textos.

Tu comentario es importante para mí.

Hasta otra oportunidad. Saludos y Carpe Diem.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s